29 de mayo de 2024

Maturín News

Diario de Maturín, estado Monagas. Comprometidos con la verdad

¡A dos años! En Caño de Los Becerros el dolor sigue presente

Desde aquel 28 de diciembre, del 2020, cuando la explosión de varias bombonas de gas acabaron con la vida de 9 personas que residían en el sector Caño de Los Becerros, del municipio Piar, de la entidad monaguense, familiares de los hoy difuntos siguen con el dolor de ya no tenerlos.

Una tragedia que también dejó marcadas a 43 personas que resultaron heridas, pues la marca en su piel por aquellas quemaduras les hacen recordar ese amargo momento.

Todo comenzó la mañana de aquel 28 de diciembre, cuando la comunidad de Caño de Los Becerros se disponía a retirar sus cilindros, que estaban en la casa comunal.

Todo transcurría con normalidad y los vecinos hacían su cola a la espera de sus bombonas, pero la tranquilidad terminó cuando, supuestamente, la inconsciencia de un hombre, quien al terminar de fumar un cigarrillo lanzó la colilla cerca de los cilindros.

El ambiente navideño, la sonrisa de algunos habitantes que se encontraban en la zona terminó cuando uno de las bombonas explotó, generando que los demás se fueran disparando.

El fuerte sonido alertó a los caseríos cercanos, pues todos sabían que algo estaba pasando, mientras que en las adyacencias de la casa comunal habían personas que se revolcaban en la tierra y en el monte para poder apagar las llamas que los habían alcanzado.

En ese momento, los vecinos que estaban cerca empezaron a correr y en carretillas, en sus brazos y con sábanas, comenzaron a socorrer a los heridos y a llevarlos a un lugar donde estuviesen a salvo.

A pocos minutos las sirenas de las ambulancias y los motores de vehículos particulares se empezaron a escuchar para llevar a los quemados a los centros de salud.

Las lágrimas y lamentos de quienes estaban presente eran inevitables, pues la desgracia había llegado a esta comunidad, cuando todo marchaba bien para tener unas navidades felices.

Ya han pasado dos años de aquel incidente, y hay madres que perdieron a sus hijos y que todos los días miran la cielo preguntándole a Dios, ¿Por qué?…

Redacción: Gabriel Brito Piñango// Maturín News