22 de junio de 2024

Maturín News

Diario de Maturín, estado Monagas. Comprometidos con la verdad

¡Alerta! Riesgos del ChatGPT 3 en los datos personales

La plataforma es gratuita, con asi un año en el mercado, aunque en los últimos ocho meses es que ha experimentado un verdadero boom

El ChatGPT 3 se asoma como una nueva herramienta muy atractiva e interesante dentro del universo, ya casi infinito, de la inteligencia artificial. La plataforma es gratuita, con asi un año en el mercado, aunque en los últimos ocho meses es que ha experimentado un verdadero boom.

Jesús Rivero Bertorelli es comunicador social, educador y conferencista en temas relacionados con el futuro de los medios y el periodismo, a la luz de los avances tecnológicos. El especialista se mueve entre Estados Unidos y Venezuela, en medio de un permanente análisis y divulgación de este conocimiento.

El invitado de “La Conversa 2.0” comparte con 2001 sus inquietudes, desde las ventajas y alertas en torno a la inteligencia artificial. “Con el ChatGPT 3 han logrado un robot o una sumatoria de robots que es muy amable al contestarte y muy elocuente, digamos, muy ‘coloquial’”, explica Rivero.

La modalidad ofrece entonces una experiencia, como se diría en buen venezolano, con una suerte de “labia” o “verborrea” artificial que no tenían sus predecesores.

“La plataforma se adapta en la medida en que tú lo vas usando. De alguna manera entendiendo cada cosa que le pides al chat, se guarda y se retroalimenta”, especifica.

Rivero Bertorelli amplía esta aventura en IA y especula que la “elocuencia” del ChatGPT 3 se puede calificar hasta de “poética”.

El ChatGPT 3 y la acumulación de datos

La “elocuencia” del ChatGPT 3 de la que habla Rivero Bertorelli es uno de los primeros elementos polémicos de esta herramienta de inteligencia artificial. El chatbot parece que hasta “inventara” o “divagara”. Con esa “labia” a la cual hizo referencia previamente.

“Él va de alguna manera entendiendo porque cada cosa que le pides al chat queda guardado el ser retroalimenta, por eso cada vez va creciendo más”, indica. El ChatGPT3 conserva un historial de cada usuario, desde la primera vez que hizo una “petición”. Aquí rozamos la ciencia ficción, pues “la máquina” va conociendo a su supuesto “amo”.

Rivero Bertorelli cuestiona la precisión y veracidad absoluta de la herramienta. Su experiencia es que de tanto en tanto “mete strikes” o “cabras”. Es la consecuencia misma, irónicamente, de una inteligencia artificial más avanzada de las anteriores.

El ChatGPT 3 estaría en capacidad de hilvanar un discurso que “engatuse” cuando no dispone de datos exactos ante una indagatoria del usuario. “Un océano de conocimiento con un milímetro de profundidad; tal como señala aquella añeja conseja”, sostiene el experto.

Refiere que cuando no sabe mucho de un tema, arma la frase de una manera muy coherente, pero la respuesta o el resultado no es acertado.

El ChatGPT 3 ¿Peor que el «Big Brother»?

La novela de George Orwell “1984” es una de tantas que parecen haber presagiado la vorágine tecnológica que vive el mundo en la actualidad. El libro acuña por primera vez el término “Big Brother” o “Gran Hermano”; una especie de entidad etérea que vigila a cada ser humano y sabe todo de cada quien.

Jesús Rivero Bertorelli alerta que la data de retroalimentación del ChatGPT 3 puede actual de una manera similar. La idea la adelantó previamente cuando se refirió a la modalidad de “almacenamiento” de las entradas del usuario.

“Los grandes peligros de usar el chat está en la filtración de la información, por eso cuando uno comienza a usarlo, debe ser entonces más cuidadoso, tal como recomiendan los expertos”, explica.

El problema no es evitar ataques y cibernéticos o de cualquier tipo a nuestro teléfono, sino el dar información personal muy específica y muy sensible. Refiere que en Estados Unidos apenas comienza un proceso en el que van a tener que enfrentar varias demandas.

“Pero el caso de Italia es muy especial, porque ya ha prohibido el chat y pareciera que ese es el camino que va a tomar toda la Unión Europea”, agrega. El comunicador relata que el fundamento que ha planteado el Congreso italiano es que ChatGPT carece de una base legal que justifique la recopilación y el almacenamiento masivo de datos personales.

OpenAI, la empresa dueña de la herramienta, no explica qué hacen con los datos del usuario. Hay una inmensa laguna legal, logística, moral y operativa al respecto. “Esto es una cosa que prácticamente nos puede comer, si nos descuidamos. Las leyes nunca pueden llegar antes del desarrollo tecnológico, sino, sería censura previa”, sentencia Rivero B.

El también educador cree que las legislaciones se irán adaptando de una forma satisfactoria para las sociedades. En ese aspecto, es optimista. Vislumbra que la comunidad científica, así como desarrolló un invento con grandes peligros, también pueda ofrecer los antídotos respectivos.

Sin embargo, el también educador no deja de poner el acento en los riesgos potenciales del ChatGPT 3 en el momento actual y de la inteligencia artificial en sus otras manifestaciones. “Hay que tener cuidado con la suplantación de identidad. De simulación de delitos y cosas por el estilo, pero, como dije, estimo que las sociedades sepan cómo canalizar esta vorágine”, añade.

No todo es miedo y no todo es tan malo

Jesús Rivero Bertorelli no quiere dejar una sensación apocalíptica respecto al ChatGPT 3; como si formara parte de un grupo talibán. Todo lo contrario. Su participación en “La Conversa 2.0” corresponde a su experiencia en el área y el uso permanente en el ámbito profesional.

“Yo le digo a la gente que el ChatGPT 3 es muy bueno para, por ejemplo, establecer una guía para comprar algo en lugar de buscarlo en Google”, explica.

Detalla que en Google puede haber un universo que lleva a una tienda que están en México en Australia o algo, pero el usuario lo que quiere es Caracas. El ChatGPT 3 dará los datos dónde comprar tal cosa que teléfono como es este teléfono, qué características.

“Para quienes trabajen en código de programación es muy útil. Ya es una cosa como muy técnica, pero obviamente es una computadora, es decir, es una inteligencia artificial que está muy relacionada y afín con el tema de los códigos de programación”, describe.

Rivero Bertorelli revela que puede ser útil en el ámbito educativo para hacer pruebas a los alumnos o para hacer fórmulas de Excel. Recuerda que para poder usarlo en Venezuela se debe descargar una VPN, es una red privada virtual que permite “driblar” los bloqueos internos y externos a un sitio en internet.

MN// Con información de Diario 2001

José Alexander Piñango
José Alexander Piñango

Periodista monaguense