Aristimuño: Vecinos de Viboral llevan 20 años viviendo entre promesas y mentiras

Aristimuño: Vecinos de Viboral llevan 20 años viviendo entre promesas y mentiras

El caserío Viboral, ubicado en la parroquia Boquerón, de Maturín, es un reflejo de la falta de gobierno y de las constantes burlas e indolencia de quienes han dirigido las políticas gubernamentales en el estado Monagas, durante los últimos años.

En un recorrido por parte de la legisladora regional, María Carvajal; el concejal Henry Gómez; y el dirigente regional del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) Monagas, Ángel Aristimuño, se pudo constatar el grado de abandono en el que se encuentra la comunidad rural, la cual cuanta con más de mil familias.

Los lugareños recibieron con entusiasmo la visita, relatando la calamidad que viven a diario por el pésimo servicio de agua que reciben por tuberías, puesto que al pozo que abastece a la comunidad no le han realizado mantenimiento alguno.

Otro de los graves problemas, que representa un gran retroceso, son las condiciones de la escuela.

Aristimuño indicó que “hemos recibido con preocupación la denuncia de nuestra gente sobre el alto nivel de deserción escolar por falta de dotación”.

Explicó que “las familias no cuentan con los recursos necesarios para cubrir los gastos de uniformes, y en algunos casos para la alimentación de los jóvenes”.

Al respecto, la diputada Carvajal aseveró que “el colegio no tiene capacidad para cubrir la necesidad que presenta esta comunidad. Empeorando la situación, en el comedor del colegio solo dan un plato de arroz blanco”. 

“Juegan con la salud”

El dirigente de UNT también manifestó que visitaron el ambulatorio, junto a representantes del sector, evidenciando la burla de la actual alcaldesa de Maturín, Ana Fuentes, quien mandó a pintar solo la fachada del recinto de salud.

“Se siguen burlando de la gente, pintaron solamente la pared del frente y no hay ni una jeringa; lo normal del resto de los sectores”, dijo.

Agregó que, “la única ambulancia que tenían se la llevó Yelitza Santaella y nunca cumplieron su promesa de retornarla. Llegó la campaña y se perdió; hoy se presenta una emergencia y quien no tengan para movilizarse al Hospital Central se muere”.

El escenario de destrucción continúa y queda plasmado en el módulo policial, el cual lleva cinco años destrozado, dejando a la gente bajo el amparo de Dios.  

“Temen perder la cosecha”

Durante la gira en Viboral, llegaron hasta la zona agrícola. “Existe una gran preocupación en los pequeños productores porque se aproxima la temporada de lluvia a Monagas y las vías de acceso están destrozadas”.

“Estas carreteras se pueden perder con la llegada del invierno. Son 20 años que esta zona no le hacen un cariñito, si arrecia la lluvia no podrán sacar sus cosechas y se perderán”, acotó Aristimuño.

Finalmente exhortó a las autoridades gubernamentales a cumplir con las promesas que le hicieron a estas familias, “que el cambio que tanto pregonan llegue a esta comunidad y dignifiquen la calidad de vida de la gente y su trabajo”.

Vía// Nota de prensa

Gabriel Brito Piñango
Gabriel Brito Piñango

Periodista

Deja un comentario