15 de junio de 2024

Maturín News

Diario de Maturín, estado Monagas. Comprometidos con la verdad

Intervención en la cárcel de La Pica afectó a residentes de más de 60 sectores

La intervención en la cárcel de La Pica, este viernes 3 de noviembre, provocó dificultades para residentes de más de 60 sectores de esta parroquia de Maturín, que se vieron obligados a caminar largas distancias, ante el cierre de la vía principal por parte de las autoridades mientras duró el operativo para tomar el control del recinto penitenciario.

Los transportistas de la ruta 2, quienes dependen de la vía para su sustento diario, no pudieron llegar a las diferentes comunidades, con lo que también perdieron un día para su sustento diario, del que dependen para mantener a sus familias.

“Desde las 8:00 de la mañana que salí a trabajar me encontré con una pesadilla. La vía principal estaba cerrada y no pude llevar a cabo mi labor. Vi cómo muchas personas tenían que caminar desesperadamente porque el acceso vehicular les fue negado”, lamentó Gerardo Muñoz.

Esta intervención en la cárcel La Pica causó malestar entre los vecinos de la parroquia, ubicada al este de Maturín, que quedaron atrapados o aislados de llegar al centro de la ciudad para trabajar o cumplir con otros compromisos que debían hacer este viernes.

“Para mí esto fue un desastre, ¿cuál era la necesidad de cerrar toda la vía principal? Aquí hay personas que no tenemos nada que ver con la cárcel de La Pica y lo único que hicieron fue dificultarnos nuestras diligencias diarias”, añadió Carlos Bravo, residente del sector Las Malvinas.

Desde la madrugada el movimiento de tanquetas militares, vehículos de transporte público, patrullas y hasta helicópteros marcaron el inicio del 3 de noviembre para quienes habitan en esta localidad.

Mientras funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y militares de la Guardia Nacional Bolivariana retomaban el control de la cárcel monaguense, en la entrada del Centro Español se cerró el tránsito de vehículos.

Las personas se vieron obligadas a caminar hacia sus hogares, mientras que familiares de los casi 1.500 presos que estaban recluidos en la cárcel se colocaron a los lados de la vialidad a la espera del traslado de los privados de libertad.

Ninoska Cova
Ninoska Cova

Periodista